Un cuerpo dentro de una jaula

Me salieron raíces en el vientre. Digo raíces porque esas marcas púrpura se extienden y crecen de abajo hacia arriba. Digo salieron porque aparecieron durante el 2020. Salieron durante los meses en que el mundo estaba dormido y mi cuerpo decidió cerrarse, cerrarse al punto de evitar salir en fotos. Pensaba que este cuerpo cerrado y con raíces no era el mío y que, de nuevo, podría crecer lejos de su inmensidad. Las raíces salieron por eso: subir y bajar, rápidamente.

*

Lo cierto es que este cuerpo cerrado siempre ha sido de los otros. De pequeña lo talaron y trataron de esculpirlo para hacerlo a imagen y semejanza. Me decían que este cuerpo no estaba bien y que el amor de los demás siempre iba a depender de su firmeza. Y mi cuerpo no era firme, no, y por eso era normal que el amor tardara. Al final, era mi culpa ocupar espacio.

*

Pienso en Roxane Gay cuando dijo que cerró su cuerpo para evitar que le hicieran daño. Cuando dijo que la realidad de vivir en su cuerpo era estar atrapada en una jaula. Yo veo, desde mi jaula, como los demás me observan. Un cuerpo que sube y que baja para el entretenimiento ajeno. Un cuerpo que, acostumbrado al odio, no puede soportar verse a sí mismo.

*

Me piden que sea un cuerpo y me gritan que no sea débil. Al parecer, hablar de mi depresión me hace débil. Hablar de mi ansiedad me minimiza. Exprimen mi cerebro en el lugar donde también lavan trastes rotos y reciclan una frase ya gastada: es por mi bien. Mi cuerpo como un adjetivo que da vueltas.

*

A mi cuerpo con raíces también le creció una planta que se extiende por el brazo. Al final, si iba a convertirme en árbol, más valía poder tener algo que no pudiera arrancarse. Mi cuerpo con raíces está cansado de ser jaula y quiere desbordarse, quiere poder crecer en una tierra firme que sólo le pertenezca a él y a nadie más. Su inmensidad, llena de marcas, es solo mía.

1 comentario en “Un cuerpo dentro de una jaula”

  1. A mi cuerpo también le crecieron raíces, durante el tiempo en el que mundo dormía, no quería verle la cara a la autoestima porque sabia que me reprocharía, me aguante el dolor causado por la fricción al tiempo que mi habitación se llenaba de cremas que me prometían que las eliminarían. Pero nuevamente caía en el engaño de un Marketing bien elaborado por industrias que prometen mas que un hombre enamorado.

    Me gusta

~ aquí comentas tú

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s