7 de mayo ~

Yellowa
No es muy largo lo que debo decirte:
tiemblo cuando hablo de ello.
Poca cosa,
en verdad.
—Miyó Vestrini
Pienso hacer un collage que hable de nosotros
una palabra ya no basta para inventarnos
aunque he escrito mil poemas al respecto
pienso en dibujar tu tráquea ausente
último gesto 
en cómo será recortar mis manos
para sostener la luna
esfera imaginaria en suspensión

la que seguimos viendo en tiempos distintos / distantes

una vez escribí un poema sobre esto
te decía que hablábamos a través del ruido
a través del golpe incesante de las teclas
pero en realidad era un monólogo

así soy
hablo sola desde hace tiempo

porque otra vez es 7 de mayo
y quiero saber qué piensas de mi sangre
este instante en tu país
ahora te topas con nosotros todo el tiempo
somos ese huracán improvisado
del que tanto te burlabas
supongo recuerdas la advertencia
¿la recuerdas?
decías que no era para tanto
mi rabia injustificada
como siempre

ahora somos un tránsito de ojos secos
sin piso para aferrarnos
y ya no puedes salvarme
esta vez
no.

~

«Viví cien años dentro de un cuchillo» | Homenaje a Federico García Lorca

RedHeartBa

Paisaje con dos tumbas y un perro asirio

Amé mucho tiempo a un hombre
de ojos pardos                                    lengua de gancho
cuchillos marcados por costillas

amé desde la circunvalación última de mi cuerpo amé
desde
la explosión de la lengua desde el grito

¿Cómo me levanto entonces
de esta carretera de huesos?
¿Cómo apunto mi hocico hacia el cielo lacerado?
¿Cómo escojo la tumba última donde guardar mis manos?

¿Cómo se olvida dime cómo se olvida?
¿Cómo se recorre el cielo desde la ventana?

Me acuesto y oigo el aullido
oigo las uñas dentro de mi vientre
me laceran niña
me laceran toda
desde el roce frío
desde el flechazo

Viví cien años dentro de un cuchillo
y aún no me despierto de la muerte. 

~

Poema incluído en el libro homenaje a Federico García Lorca:
Poeta en Nueva York. Poetas de Tierra y Luna.
(Karima Editora, 2018)

Una cosa que será ~

84891123
Werner Knaupp

Mi patio fue tierra mezclada con agua
arena que borraba nombres
fin de semana de playa con pareo y sombrilla
arrecife de sirenas que hoy no existe

Un jardín no me hizo
no jugué a las escondidas
no deshojé flores en las brechas de los ríos                                                      
ni perseguí a mis amigos bajo un campo minado de estrellas

no tuve patio               /           tuve mar y cielo
tuve agua y a The Police cantándome en la radio

                                   Rescue me before I fall into despair

mientras llegaba la tarde
y la hora de lavar la ropa

Mi patio fue un golpe en la puerta
nudo de vidrios
abismo en cada palma de la mano
grito de auxilio para buscar la pelota y distraerme
una excusa para volver a la ventana
y ver el mar que hablaba a través de la rabia de la espuma
la misma rabia que sentía
la misma que cantaba The Police
mientras el mar era un pedazo de sal cubierto de nieve
mientras el cielo se unía a lo lejos con un cordón umbilical hecho de soles
porque mi patio era infinito
aunque el juego haya sido entre mis pupilas y el sol
entre la punta de mis dedos y las rocas
entre los seres imaginarios cubiertos de azúcar
aunque el juego sólo haya sido conmigo
aunque el juego sólo haya sido
un eco de auxilio
mirando hacia abajo.

~

Poema de A través del ruido (2018)

Oriette D’angelo: La poesía nos ayuda a contar la barbarie

QuéLeer

por Patricia Chung 

La poeta venezolana editora de @digopalabratx autora de Cardiopatías cuenta a QUÉ LEER sus angustias y desvelos en cuanto a la situación que vive Venezuela. A través de la poesía expresa sus pensamientos más profundos. También con mucho entusiasmo se refiere por primera vez a su proyecto más reciente  #PoetasVenezolanas  

En mí país

refugio significa explosión de bomba en cara

Suena

como un trayecto lejano

que no te toca —crees

que no mereces —crees

así suena el tumulto cuando ocurre

así

casco rozando el suelo

bomba rozando el suelo

hueso rozando el suelo

con la onda

así el amigo muerto

FRAGMENTO DE  AFUERA, EL GRITO x ORIETTE D’ANGELO (1990)

Formas parte del grupo 6  poetas venezolanos que decidieron elevar su voz contra la represión en Venezuela a través de su arte. ¿Cómo surgió esa iniciativa?

Escribo poesía sobre el país desde hace mucho tiempo…

Ver la entrada original 1.266 palabras más

Crecer era aquello

Estasí

Soy
la muchacha mala de la historia

María Emilia Cornejo

Me dijeron que no
que no podía crecer así
siendo la muchacha mala de la historia
la que de ventana escogió mar
            no juguete
tierra
           y no pantalla

Me dijeron que crecer era «aquello»
no «esto»
que no
que no podía escoger querer vivir
con madre y tormenta

Tenía que escoger el paraíso
siempre así
                      superficial
desde la seguridad de los balcones

Me dicen que no
que no tenía por qué ver cómo hacían de madre
muñeca de trapo

Tenía que crecer lejos
desde la seguridad de la memoria
siempre así
siempre desde lo correcto
mirando hacia el piso así
siempre buena
triste.

Chicago, 2017

Escrito en el taller de poesía de Carmen Ollé
a partir del poema «Soy la muchacha mala de la historia»
de María Emilia Cornejo. 

Cumplir 27 años, por Oriette D’Angelo

Philos

El 12 de junio cumplo 27 años. Ver y pensar ese número hace que sienta escalofríos. Recuerdo perfectamente lo que era tener 17 años. Recuerdo, incluso, cómo era y lo que sentía cuando tenía 13. Lo recuerdo casi todo. Ejercito así mi memoria, me devuelvo a esos pasajes y busco en ellos el porqué de mis bordes.

Hace 10 años, apliqué a la Facultad de Derecho de la Universidad Católica Andrés Bello. Fue, lo que creía en ese momento, la realización de uno de mis sueños. En realidad, lo importante no era solo estudiar Derecho, era —por fin— mudarme de nuevo a Caracas, un lugar al cual siempre había sentido, incluso hasta hoy, que pertenecía. Hace 10 años, aprendía a tocar el violín. Hace 10 años, seguía con mi primer novio, pero estaba enamorada del niño de la academia de música que salió conmigo durante 2 meses y luego…

Ver la entrada original 463 palabras más

[Feliz cumpleaños, C.]

265fdaebf243c92066396ccffce9e7c2

Sal en la hierba

A la noche que entra no pertenece, Lidia,
el mismo ardor que el día nos pedía.
Fernando Pessoa

Si los domingos eran blancos y eternos como un sueño de Dios,
si no había lunes
y las sábanas revueltas eran las únicas nubes domésticas,
si los astros, la cábala, el tarot,
las líneas de tu mano y de mi mano marcaban
un destino feliz, ¿qué iba a pensarse
en este reguero de polvo, en este desastre minúsculo
que viene a desquiciar el universo?
Que iba a llegar el tiempo de la sal en la hierba,
de los frutos cayendo con el sonido hueco de aquello que se pudre,
los días erizados de vidrio que sorteamos descalzos, de puntillas,
que iba a llegar el tiempo despojado, desierto,
¿quién iba, pues, a saberlo?
Mas es pueril ahora que se hable de estas cosas
pues apenas nos quedan, como en los despertares,
unas pocas imágenes que a nadie dicen nada,
si ya se desprendieron las puertas de sus goznes
y el musgo empieza a apoderarse de las piedras,
y en esta fotografía lucimos tan ajenos, tan distantes,
como dos bisabuelos cuyo nombre ignoráramos.

—Piedad Bonnett

~

Feliz cumpleaños, C.

Cosas que no quiero

d1b8f28bc771c8e13dcf170dd262b095
Valerie Hammond
  1. Escribir poemas para complacer a los demás.
  2. Rencor
  3. Hablar por hablar.
  4. Decir por decir.
  5. Poesía por encargo.
  6. Emociones por encargo. 
  7. Odio por encargo.
  8. Sentirme enferma todo el tiempo.
  9. Que mis venas dependan de las hojas de espinaca.
  10. Sentir sueño todo el tiempo.
  11. Ansiedad.
  12. Esperar e-mails.
  13. Esperar.
  14. Volverme tan presente que me aborrezcan.
  15. Volverme tan ausente que me olviden.
  16. No tener un país.
  17. No volver.
  18. Volver.
  19. Escribir listas.
  20. Interminables listas.
  21. Volver a Pizarnik para sentirme bien —porque ella fue más miserable—
  22. Decir siempre la verdad.
  23. Mentir para que me quieran.
  24. No querer escribir más.
  25. Sentir miedo.
  26. Que nada me guste.
  27. Leer novelas y aburrirme.
  28. No poder estudiar literatura.
  29. No poder estudiar más.
  30. Dolor de caderas a mis 26.
  31. ¿Qué sigue? ¿Infarto a los 30?
  32. Guardar capturas de pantalla.
  33. Desconfiar de los otros.
  34. Desconfiar.
  35. Desconfiar.

Hago listas

e8e0f6f7da64d76916b3fe723dd4d34d

Hago listas. Del mercado. De lo que debo comprar. De lo que no debo comprar. Listas de los libros que leo. Listas de libros por leer. Listas en agendas / libretas / cuadernos / Evernote. Listas de poemas por escribir. Listas de poemas por enviar. Listas de poemas tachados. Listas de películas que me gustan. Listas de escritores que me caen mal. Listas de escritores que admiro. Listas de lugares que no debo pisar. Listas de lo que olvidé colocar en listas. Listas de personas a las que no debo escuchar. Listas de gente en la que confío. Listas de amigos que siempre están allí. Listas de todo lo que quiero aprender. Listas de lo que debo ahorrar. Listas de lo que gasto. Listas de cumpleaños. Listas de lo que he perdido. Listas. Listas. Listas para no olvidarlo.